salchichas al vino blanco

Salchichas caseras al vino blanco

Sin valoraciones todavía

Me gustaría compartir con vosotros una de las recetas más sencillas y sabrosas que podéis hacer después de acudir a la carnicería más cercana, Salchichas al vino blanco.

Un amigo me dijo una vez que las salchichas industriales que nos venden en el supermercado muy bien empaquetadas en los típicos packs de 5, contienen la peor carne del mundo y que no las comía como normal general porque le producían un poco de “asco”. Y el reciente informe de la OMS sobre la carne procesada parece que le da la razón.

Yo no llego a esos extremos, de no comerlas pero lo que si procuro hacer es comprar las del carnicero de confianza. Obviamente, con los datos del famoso informe en la mano, podemos concluir que no es la comida más saludable. Pero no hay que sacar las cosas de quicio porque lo que viene a decir es que si la comemos todos los días (mínimo 50g) aumentamos el riesgo de sufrir cáncer del 5% (que ya tenemos) al 6%.  Así que no pasa nada por comerlas de vez en cuando.

Además, tengo que reconocer que me encanta la carne y cada vez que voy a la carnicería se me antoja comprar todo. Muchas veces veo esas salchichas caseras cuidadosamente preparadas por el carnicero y cocino el plato que os traigo hoy. Es una de las recetas más fáciles y sabrosas, de esas en las que haces “barquillo” con el pan cuando se termina la carne.

Ingredientes

  • 1 ristra (sí, se llama ristra) de 8 salchichas
  • 1 Rodaja de cebolla
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2/3 de vaso de vino blanco

Modo de preparación

Para empezar troceamos la rodaja de cebolla en dados para pocharla en la sartén. Para lo que simplemente tienes que dejarla unos 5 minutos a fuego lento. Mientras vamos pinchando las salchichas con un cuchillo y las salpimentamos.

Cuando la cebolla está pochada, añadimos las salchichas a la sarten y las doramos subiendo un poco el fuego (os recomiendo seguir pinchándolas de vez en cuando para que se hagan mejor y vayan soltando su jugo). A continuación añadimos el vino blanco para reducirlo en la sartén. Veréis que las burbujas se van extendiendo por toda la sartén, que el vino empieza a mermar y que la salsa se torna espesa cambiando de color. Cuando veamos que ocurre esto, que se reduce el vino, bajamos el fuego y lo tapamos durante unos 5 minutos. Dejamos reposar, decoramos con el perejil ya tenemos nuestro plato. Más sencillo imposible, la receta ideal para para servir como segundo plato después de nuestra menestra de verduras de Rosa.

Trucos

Si queréis ser un poco puristas, podéis hacer las salchichas en una sartén diferente mientras se pocha la cebolla. La verdad es que tardaréis menos, pero yo personalmente no lo hago porque no me gusta ensuciar mucho y no hay ninguna diferencia en el sabor. Pero eso va a gustos.

Luis Revuelto

Luis Revuelto

Porque la alimentación es la base para gozar de una buena salud. Informático salmantino que utiliza la cocina como válvula de escape, porque comer bien es fácil.
Luis Revuelto

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

4 thoughts on “Salchichas caseras al vino blanco”

  1. toledano con pasión

    Magnífica presencia la del plato, lástima que me tengan prohibido meter el pan dentro del meollo.
    Me encantan , pero metiendo pan.
    Hasta la próxima!!

    1. Muchas gracias por tu comentario toledano. Es difícil resistir la tentanción con una salsa tan deliciosa, pero lo primero es la salud. Bienvenido al blog, espero verte de nuevo por aquí 🙂
      Saludos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*