paella de marisco blanca

Cómo hacer Paella Blanca de Marisco

Sin valoraciones todavía

Sí sí, has leído bien, hoy vamos a aprender a cocinar una paella de marisco “blanca”, porque no utilizaremos colorante. Es una receta de Maribel Ruiz, mi “suegra” (aunque no le gusta que le llame así), que no es muy aficionada al colorante ni cualquier tipo de aditivos que no sean 100% naturales. Lo cierto es que el colorante no aporta sabor, sino color. Con lo que nuestro plato podrá ser delicioso sin él.

Y es que la idea es que en este blog reine la originalidad y sobre todo que las recetas disten mucho de una clase magistral y dogmática. En definitiva, que podamos comer bien y fácil. Para demostrarlo, hoy en este plato típico de nuestra cultura, nos vamos a salir un poco de lo común con esta nueva fórmula.

Todo el mundo sabe que el origen geográfico de la paella se sitúa en la Comunidad Valenciana, aunque no se sabe mucho bien cuándo y cómo surgió. Sin embargo, mucho ha evolucionado este plato desde que en el siglo XVI se encontraran algunos escritos sobre el “Arroz a la valenciana“. Pero, aunque merece la pena conocer los orígenes de un plato tan conocido a nivel mundial porque es un orgullo para nuestra tierra, no os quiero aburrir con sacos de información cuando tenéis la Wikipedia a un sólo clic. Así que sin más, pasamos a los ingredientes de la nueva versión que os presento hoy.

Ingredientes

Necesitaremos los siguientes componentes para 6 personas (la paella es el típico plato para comer en comunidad, con amigos o familia):

  • 3 vasos de arroz
  • Trozos de merluza
  • Trozos de bacalao
  • 12 gambas frescas
  • Aros de calamar
  • Caldo de gambas (lo más cercano posible a 6 vasos)
  • Aceite de oliva
  • Cebolla
  • Pimiento verde
  • Pimiento rojo
  • Puerros
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • Perejil

Modo de preparación

Lo primero que tenemos que hacer si queremos que esta receta tenga un sabor espectacular, es preparar una especie de caldo de marisco utilizando las cabezas de las gambas que posteriormente añadiremos junto al resto de ingredientes. Traquilos, no penséis que esto requiere una preparación complicada, simplemente se trata de cocer las cabezas unos 10 minutos (sin sal ni nada raro). Es lo que se llama un fumet o caldo concentrado en el que conseguimos un potenciador de sabor para nuestra receta. Y es que en lugar de utilizar simplemente agua para la cocción del arroz (algo que difumina el sabor), utilizaremos este caldo. Os recomiendo que utilicéis una medida con respecto al arroz, siempre el doble y un poquito más. Debemos ser lo más precisos posible para no tener que añadir posteriormente agua que reste sabor.

Una vez puesto en marcha el fumet, lo que hacemos es trocear la cebolla, el puerro y los pimientos en la sartén. Esta es una de las fases más importantes en cualquier arroz que queráis cocinar ya sea una arroz con mariscos o un arroz con pollo, el sofrito. Sobre él, daremos color a la merluza, el bacalao y los aros de calamar. Esta es una de las ventajas de cocinar una paella, que como ingredientes podemos utilizar las sobras de otras comidas. Y es que, si os fijais, hemos indicado que utilizaremos “trozos” de bacalao y de merluza. Es porque no se trata de comprar merluza o bacalao especialmente para la paella. Sino que cuando compremos uno de estos pescados podemos separar aquellas partes que son menos vistosas para el plato principal (ej. partes de la cabeza del pescado o cercanas a ella) y congelarlas para utilizarlas cuando cocinemos este plato. No importa que estemos hablando de paella de marisco, este consejo sirve también si lo que estamos haciendo es una paella con pollo (ej.podemos utilizar las alitas).

Ahora lo que haremos será un “machao” o “majao” (depende de la región se usa una u otra expresión) de ajo y perejil que dará aún más sabor a nuestro arroz. De manera que cuando estén cocinados todos los elementos del sofrito (lo veremos por el color va adquiriendo el pescado), añadimos el arroz, la sal, y este machao, dándole algunas vueltas. Este paso es fundamental, ya que mucha gente acostumbra a añadir el arroz después del agua (o caldo como en este caso) pero de esta forma no obtenemos la textura de paella, sino que coceremos el arroz con un resultado completamente diferente.

Es el momento de añadir el caldo (sí, la famosa fumet) que estabamos preparando (a ser posible en pleno hervor para que nuestro arroz no pierda el ritmo de cocción). El tiempo de cocción a partir de este momento será de 12 minutos (a fuego medio). Si vemos que el arroz se nos va secando antes de ese tiempo, podemos añadir un poco de agua hirviendo. Como os decía anteriormente, el arroz lleva el doble y un poquito más de caldo con respecto a la medida en vasos de arroz. Siempre es preferible no tener que añadir agua.

Finalmente, cuando hayan transcurrido los aproximádamente 12 minutos de cocción, apagamos el fuego. Lo ideal es poner una tapadera, cubrirlo con un paño y dejar 5 minutos de reposo. El limón lo utilizaremos a la hora de servir, troceándolo para que cada comensal lo aderece al gusto.

Trucos de esta paella

Si queréis que este arroz más que bueno esté delicioso, os recomiendo añadir un chorreón de vino blanco durante la cocción. Veréis qué diferencia entre probar un arroz cocido con agua y uno cocida con el fumet y el chorreón de vino.

 

Luis Revuelto

Luis Revuelto

Porque la alimentación es la base para gozar de una buena salud. Informático salmantino que utiliza la cocina como válvula de escape, porque comer bien es fácil.
Luis Revuelto

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

  1. Totalmente de acuerdo con “tu suegra”. Una manera de darle color a la paella además de aportar propiedades anticancerígenas al plato es añadir cúrcuma con un poquito de pimienta negra que potencie la absorción de la cúrcuma. Y ya si el arroz es integral … De 10. Además de rico, sano.

    Un saludo

    1. Hola Rosana!
      Muchas gracias por tu comentario. Precisamente esta tarde estaba con ella cuando me llegó la notificación de tu comentario y me ha dicho que le parece una muy buena idea. Personalmente no conocía esa especia, pero la probaré (aunque imagino que será difícil de encontrar en un supermercado común). Seguro que con arroz integral sale genial. Gracias por aportar estas ideas. Espero verte de nuevo por el blog 😉
      Saludos

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*