muslos de pollo al horno cabecera

Muslos de pollo al horno.Receta fácil para quedar bien

Sin valoraciones todavía

La receta de muslos de pollo al horno, es en realidad una versión mejorada del pollo al horno con patatas que vimos en anteriores entradas, solo que pensaba para un público más especial. Me refiero a las personas que no quieren cocinar un pollo entero por diversos motivos: no disponen de tiempo suficiente, solo les gusta una parte del pollo, o un pollo entero les sobraría y no quieren congelar…etc. Sea cuál sea el motivo estoy seguro que os encantará.

Tengo que reconocer que me encanta cocinar cualquier variedad de esta ave de corral con la que tanta afinidad he tenido desde pequeño; me encantaba ir a ver a los pollitos recién nacidos que criaba mi abuela, y disfrutaba de Koki en Los Trotamúsicos.  Pero aparte de mi momento nostálgico, lo que nos interesa es que se trata de un alimento muy saludable (especialmente tras el controvertido informe de la OMS que ya hemos mencionado en alguna ocasión). Esta es mi receta para los muslos de pollo asados con vino blanco y limón…

muslos de pollo al horno, en plato
Muslos de pollo emplatados

Ingredientes

-4 muslos de pollo ( os recomiendo comprar los contramuslos enteros y cocinarlos también)

-½ vaso de vino blanco

-½ limón

-1 diente de ajo

-Sal

-Pimienta

-Perejil

-Comino

-Patatas (opcional)

Esta receta puede ser para 2 o 4 personas dependiendo de si decidís cocinar los contramuslos enteros o no)

Modo de preparación

Creo que no hay una manera más fácil de cocinar un pollo. Sólo tienes que hacer lo siguiente:

  1. Precalentamos el horno a 220 grados. En mi caso 220 porque tengo un horno pequeño, de los portátiles, pero con 200 bastaría en un horno normal.
  2. Limpiamos y preparamos los muslos. Cuando digo limpiamos me refiero a retirar con tus manos los posibles restos de plumas y sangre que el carnicero nos haya dejado de regalo. Sí sí, el mío hoy me los ha entregado con un aspecto que dejaba mucho que desear pero tras limpiarlos estaban espectaculares. Es bueno poder distinguir cuándo la carne es fresca y cuando no, para eso es necesario limpiarlos. Si como os recomiendo, no compráis sólo el muslo, acordaos de pedirle que le de un “tajo” para acomodarlos mejor en el horno. Si le dais además unos pequeños pinchazos con un cuchillo sobre la carne, se hará mejor.
  3. Hacemos el “majao”. Como era de esperar, el ajo y el perejil lo echaremos en un mortero donde lo trituraremos con sal y añadiremos el aceite (posteriormente iremos añadiendo vino blanco y limón para la salsa).
  4. Sal pimentamos y untamos la carne. Primero nos aseguramos de que tengan la sal y pimienta adecuadas y después le untamos el “majao”. Especialmente importante es la parte superior, por donde está la piel.
  5. Ponemos las patatas como cama en el fondo de la bandeja. Esta receta no tiene por qué llevar patatas necesariamente pero os lo recomiendo por varios motivos: para tener la comida resuelta evitando tener que preparar otra guarnición; y para levantar la carne y evitar que quede cocido (a casi todos nos gusta más asado). Ahora añadimos vino blanco y limón a los restos del “majao” que quedan en el mortero. El jugo resultante los colocamos también en el fondo de la bandeja. Si vemos que es demasiado, lo guardamos para ir añadiendo en caso de que se veamos que se queda seco.
  6. Colocamos la carne en la bandeja. Introducimos los muslos en el horno y bajamos un poco la temperatura (180-190 grados bastará para un cocción lenta) y marcamos el tiempo en 1 hora y media para que se cocine por ambas caras. Lógicamente si tu horno es más o menos potente (o bien si subes o bajas la temperatura), tu pollo llevará un tiempo diferente de horneado. Así que siempre es recomendable vigilarlo.
  7. Finalmente doramos. Subimos la temperatura al máximo y cambiamos el modo para que se cocine solo por la parte superior durante 10 minutos. Así tendrá el aspecto asado que vemos en las fotos.

Ya ya tenemos nuestros muslos de pollo al horno con vino blanco y limón.

Trucos

Como siempre, para dorar la carne debemos untarla bien o aceite o manteca y evitar que toque el fondo con la salsa.

Utilizar una temperatura baja en el horno (unos 180 grados) nos dará una carne más tierna y jugosa (aunque llevará más tiempo de cocción).

Luis Revuelto

Luis Revuelto

Porque la alimentación es la base para gozar de una buena salud. Informático salmantino que utiliza la cocina como válvula de escape, porque comer bien es fácil.
Luis Revuelto

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*