judías de manteca

Judías de manteca con patatas. ¿Receta saludable?

Sin valoraciones todavía

El otro día, haciendo la compra en la frutería de mi barrio, vi unas judías de un color blanco-amarillo que me llamaron la atención. Decidí probarlas e hice esta receta de judías de manteca con patatas que hoy te explico. La acompañé con unas salchichas frescas naturales como las usadas en la receta fácil de hace un par de semanas que puedes ver en el anterior enlace.

Las judías de manteca son tiernas y suaves, están muy ricas y no tienen hilos. Eso se agradece tanto para la preparación como después al comerlas. Me gustaron mucho así que, seguro, repetiré. Aquí te dejo con esta receta sencilla y perfecta para una comida saludable.

Ingredientes para dos personas

– 600 gramos de judías de manteca
– 5-6 patatas
– dos lonchas de jamón serrano
– una loncha de bacon
– aceite
– pimentón
– 6 salchichas frescas naturales

Elaboración

Este plato es apto para celíacos y para intolerantes a la lactosa, siempre que el bacon así lo sea. En primer lugar, nos ponemos con las judías. En mi casa hay dos formas de hacerlas, la que siempre he visto en casa de mi madre y la que mi chico ha visto en la de la suya. La diferencia está en cortar cada vaina por la mitad o no. Es cuestión de tiempo y ganas. Lo que sí harás será quitar cada extremo de la judía y partirla en trozos cuadrados, después elige si quieres cortar cada trozo por la mitad para que queden más pequeños y se cuezan mejor o si prefieres dejar los trozos enteros; también quedan bien cocidos. Como estas judías no tienen hilos, nos evitamos el tener que quitarlos en esta preparación.

Pones a hervir las judías y las patatas. El tiempo de cocción, al gusto. A mí me gustan muy muy blanditas, a otros les gustan más tersas… Así que prueba hasta que las encuentres perfectas para tu paladar. Si necesitan mucho tiempo de cocción puedes ponerlas en perolas diferentes para encontrar el punto exacto para la patata y para las judías, ya que si dejas mucho tiempo las judías la patata se puede deshacer.

Escurres y separas. Para darle un poco de vida a las judías he añadido un salteado de jamón serrano y bacon. Cuando esté todo bien tostadito, lo mezclas con las judías. En esta elaboración preparé las patatas aparte y las condimenté con una mezcla de aceite y pimentón.

Para acompañar este primer plato (en casa nos gusta mucho lo de juntar primeros y segundos, siempre que sea posible) he añadido unas salchichas frescas naturales abiertas por la mitad y cocinadas a la plancha con un poco de aceite.

Como puedes comprobar, esta especie de plato combinado se realiza fácil y rápidamente y aunque quizá ahora si hacemos caso a las recomendaciones de la OMS deberíamos cambiar las salchichas y el bacon por otro ingrediente. ¿No es así?

Bueno, si alguno piensa que comer salchichas de vez en cuando es tan perjudicial para la salud como fumar un paquete de tabaco al día, le recomiendo que lea este artículo que explica perfectamente el informe de la OMS. Gracias Lucía ?.

judías de manteca

Las propiedades de las judías de manteca y las patatas

Las judías de manteca y las judías verdes, también, tienen un bajo aporte calórico, con 47 calorías por 100 gramos de este alimento. Poseen hidratos de carbono, con un 2% de la cantidad diaria que necesitamos, y un 3% de proteínas. Asimismo, tienen hierro, vitamina A y vitamina C. Son fuente de fibra y contienen minerales como calcio y potasio.

Por su parte, las patatas son un alimento libre de grasa cuyo contenido principal son los carbohidratos que están presentes en forma de almidón. Los hidratos de carbono son la fuente de energía que nuestro organismo necesita para su día día.  Son fuente de fibra y potasio, tienen proteínas, vitamina C y vitaminas del grupo B como B1 y B6.

Además, una investigación llevada a cabo en la Universidad de Scranton, en Estados Unidos, determinó que las patatas cocidas reducen la presión arterial y no engordan. El estudio se realizó con 18 personas con sobrepeso y tensión alta, que comieron entre seis y ocho patatas, durante un mes, unas dos veces al día. Transcurrido este tiempo, su tensión había descendido y ninguno de ellos había cogido kilos.

Isabel Ara López

Cuando las intolerancias alimentarias llegan a tu vida, no queda más remedio que darle una vuelta a la cocina. Periodista aragonesa sin gluten y sin lactosa con ganas seguir aprendiendo y practicando entre fogones

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*