cochinillo al horno electrico

Cómo hacer cochinillo al horno. Receta para Navidad

Sin valoraciones todavía

Se acerca la Navidad y posiblemente ya estés planificando el menú de este año. Si aún no sabes que hacer, te recomiendo que prepares un buen cochinillo al horno como el que te enseñamos a hacer hoy.

Todos sabemos que en la tradición navideña que vemos en las películas americanas, el pavo es uno de los asados más utilizados para Navidad. A mi personalmente es un menú que no me convence mucho, ya que la carne de pavo es muy estoposa, con lo que es complicado darle el sabor y la textura que se merece un plato de este calibre. Reconozco que es un plato saludable pero os recomiendo asar un buen lechón, que es un animal joven y por lo tanto la carne es muy más tierna y sabrosa.

Cierto es que hacer un cochinillo al horno eléctrico no es lo mismo que comerlo al horno de piedra. Pero os aseguro que si le cogéis el punto no notarás la diferencia entre como un tostón en Segovia y comerlo con en familia en tu propia casa.

Cómo hacer un cochinillo asado al horno eléctrico

Para esta receta de cochinillo, te recomiendo que consigas los ingredientes que te propongo y ni uno más ni uno menos. Con poco más de sal y manteca, el cochinillo tendrá un sabor espectacular y no conviene taparlo con muchas especias.

Ingredientes

-1 cochinillo entero

-100 gramos de manteca

-2 dientes de ajo

-Sal gorda

-1 vaso de vino blanco

-1 vaso de agua

-1 hoja de laurel

Modo de preparación

En un mortero, machacamos los dos dientes de ajo (sin el germen) y la sal gorda. Añadimos la manteca (preferiblemente derretida al calor natural) y removemos. Con nuestras propias manos (previamente bien lavadas), untamos el mecla por todo el cochinillo. Si esto lo haces la noche anterior o un par de horas antes, se tomará mejor este gusto.

Conviene hacerle unos cortes, pincharlo, para que no se creen burbujas durante el asado. Mientras hemos precalentado el horno a 220 grados durante 20 minutos. Ponemos la base con el vaso de agua y un poquito de vino al final de la bandeja.Lavamos un cortamos en rodajas unas patatas (con piel) que irán al fondo y servirán de cama para que el cochinillo no tenga mucho contacto con el agua y evitar que se cueza. También podemos ponerle una hoja de laurel en el fondo de la bandeja.

Lo introducimos en el horno y bajamos la temperatura a unos 160 grados durante 2 horas. Mientras, os recomiendo tener el resto del vino blanco con un poco de agua en un cazo a una buena temperatura. De manera que conforme vayamos viendo que el fondo de la bandeja se consume, echamos este vino caliente al fondo y con una cuchara vamos rociando el cochinillo. Si vemos que se queda muy húmedo por arriba, podemos untale un poco más de manteca. El objetivo de esta, es que la piel quede crujiente.

Durante la siguiente media hora subimos la temperatura por lo menos a 200 grados para subirla un poco más (230 grados) la última media hora, colocando el horno en la posición de la parte de arriba. Cuando vemos que la piel está oscura, y la carne tiene un tono cercano a marrón clarito, nuestro tostón estará hecho. Te lo recomiendo, porque quedarás fantásticamente con tus invitados.

Consejos

Si tienes un horno portátil, te recomiendo que aumentes la temperatura (unos 20 grados) y el tiempo de cocción (como 45 minutos más), ya que estos hornos no llegan a adquirir las mismas temperaturas. En cualquier caso debes vigilarlo frecuentemente para ver cómo evoluciona.

Luis Revuelto

Luis Revuelto

Porque la alimentación es la base para gozar de una buena salud. Informático salmantino que utiliza la cocina como válvula de escape, porque comer bien es fácil.
Luis Revuelto

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*