arroz meloso con costilla

Arroz Meloso No Caldoso, con Costilla

Sin valoraciones todavía

En una de nuestras primeras recetas de cocina, pudiste ver un arroz caldoso de marisco, pero en esta ocasión he querido mostrarte cómo hacer un arroz “meloso”. Ojo! Arroz meloso sí, pero no caldoso ya que mucha gente suele confundirlos y busca el tipo de arroz equivocado :). En el arroz meloso la idea es que sea “espesito”, pero esto no quiere decir que necesariamente tenga que tener caldo, aunque  eso sí, cada uno lo hace a su manera (para gustos los colores).

Antes de anda, quiero dejar claro que esta receta la aprendí hace un par de años de un blog de recetas que me encanta: El Comidista (puedes ver su receta aquí). Eso sí, aunque el Comidista es un fenómeno, tampoco hace falta que ahora te quedes en su blog y no me hagas caso a mi. Si no quieres perderte mi versión del arroz meloso con costilla sigue leyendo…

Lo primero decir que para conseguir el espesor que necesitamos en el arroz, es imprescindible usar ingredientes que suelten su jugo como son: tomate fresco, cebolla pochada, costilla u otra carne similar entreverada (con un poquito de grasa). Por eso también es muy popular la variante de arroz meloso con setas, porque estas también sueltan un jugo importante. Además, en esta receta añadiré un poco de queso rayado (ya os dije que le iba a dar un toque personal). En realidad así hacemos un risotto, pero a mi me gusta el sabor que le da y absorbe el agua que personalmente no me gusta (podéis prescindir de este paso). Venga, veamos ya los ingredientes:

Ingredientes para 2 personas

-1 vaso de arroz

-2 vasos (y un poquito más como dice Arguiñano) de caldo

-8 piezas de costilla de cerdo

-1 puñado de queso rayado

-1 tomate fresco

-1 diente de ajo

-1 rodaja de cebolla

-1 puñado de pimentón dulce

-Perejil

-Romero

-Tomillo

-Arroz

-Aceite

-Sal

-Pimienta negra

Modo de preparación

1- Entre 30 y 60 minutos antes de comenzar al “guiso”, salpimentamos la costilla, y en un mortero mezclamos el romero y el tomillo  con 2 cucharadas soperas de aceite de oliva y un poquito de cerveza. Este “machao” se lo untamos a la costilla,  la ponemos en un bol con lo que sobra y a la nevera.

2- Freímos la costilla a fuego medio-alto durante unos 10-15 minutos, en la misma sartén en la que haremos el arroz (cuidado no se os pegue). Mientras preparamos el sofrito picando la cebolla, el ajo y el tomate en trocitos pequeños. Y retiramos la carne de la sartén y la sartén del fuego. Aquí deberíamos calentar el caldo para tenerlo hirviendo cuando lo añadamos al arroz para no romper la cocción.

3- Añadimos el sofrito a la sartén y lo vamos haciendo a fuego suave durante unos 6 minutos para que suelte todo el jugo posible. Para después echar el pimentón dulce, el perejil y el arroz dando vueltas unos 2 minutos.

4- Es el momento de echar el caldo hirviendo (o el agua con mucha sal si no tenéis caldo) y junto a él la costilla. Lo ponemos a fuego medio durante unos 11 minutos.

5- Por último tapamos el arroz 1-2 minutos más para que absorba el líquido y añadimos el queso rayado dando un poco de vuelta. ¡Listo!

Trucos

Utilizar siempre caldo de pollo para la cocción de los arroces. Yo simepre compro los pollos enteros y pido los huevos. Con esos huesos, un poco de ajo, una gota de aceite y una hoja de laurel …¡preparamos un caldo en un momento!

Luis Revuelto

Luis Revuelto

Porque la alimentación es la base para gozar de una buena salud. Informático salmantino que utiliza la cocina como válvula de escape, porque comer bien es fácil.
Luis Revuelto

Valora la receta

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*